Adaptabilidad, humildad e inquietud intelectual, las cualidades de un buen líder internacional

La globalización ha traído consigo un aumento de la movilidad de muchos directivos españoles que, a día de hoy, están cultivado una sólida carrera a nivel internacional.

Se trata, muchas veces, de personas capaces de adaptarse a entornos complejos, cambiantes, dinámicos, en definitiva, internacionales. Pero ¿qué características debe tener una persona para convertirse en líder internacional? Enrique Álvarez, General Manager & Managing Director de Merck en Dinamarca, ha respondido, desde su propia experiencia, a esta y otras cuestiones en el espacio de AED Foro Directivos, en Radio Intereconomía.

En este sentido, el directivo, que ha pasado más de un tercio de su carrera en el extranjero, ha ofrecido su punto de vista sobre cómo se gestiona el liderazgo al cambiar de país, qué es lo más relevante a la hora de dar el salto hacia una carrera internacional de éxito, o cuál es el papel de las empresas a la hora de fomentar el liderazgo internacional.

 

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 

 

Las cualidades del líder internacional

La realidad es que, a nivel profesional, los directivos españoles están igual o mejor preparados que los de cualquier otro país. Un aspecto clave es que en muchos países, la jerarquía se basa más en el valor que aportas a un equipo, que en la posición que ocupas dentro de la empresa. Sin embargo, según el directivo, para llegar a ser un buen líder se necesita “flexibilidad y adaptabilidad”, además de “humildad y unas ganas enormes de aprender, inquietud intelectual”.

 

Dar el salto al extranjero

Al llegar a un país nuevo, las personas necesitan un proceso de adaptación, de inmersión total en la nueva cultura, las dinámicas del entorno, los comportamientos sociales, las formas de comunicar, las costumbres, etc. En definitiva, “es un proceso muy intenso intelectualmente, para el que además no tienes mucho tiempo”, señala Álvarez. Por eso, “si estás pensando desarrollar una carrera internacional, tienes que preguntarte qué consigues deslocalizándote a otro país, si es un paso intermedio para conseguir algo más, si es un estilo de vida para ti, si estás suficientemente preparado, no solo intelectualmente, sino a nivel de socialización, si estás dispuesto a renunciar al menos temporalmente a cosas como estar cerca de la familia…”, asegura. Para finalizar, y como consejo personal, “dos cosas, no renunciar a tus orígenes, ya que es ahí donde te has formado profesional y personalmente; y tener claro siempre el objetivo que persigues, ponerte metas a corto plazo que te lleven por el camino correcto y que, además, puedas celebrar”, concluye el directivo.

 

El papel de las empresas

El movimiento internacional es uno de los aspectos clave para fomentar el crecimiento de los empleados de una empresa. Si ese es el objetivo, “las empresas debemos tener en cuenta que el soporte que deben recibir en el país de destino debe estar dirigido a cubrir necesidades básicas. El papeleo, la relación con la administración, la búsqueda de vivienda o colegio, o el pago de impuestos, son hechos que pueden generar intranquilidad, pesadez o hastío, y que hacen que el profesional pierda energía y tiempo en lugar de estar centrado en desarrollar la labor para la que ha sido destinado en ese nuevo país”, opina Álvarez.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Corporate Member

Contacta con nosotros:

 

900 67 00 97

aed@asociaciondedirectivos.org

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias

Share This