Invertir en activos intangibles, una apuesta segura para aumentar la competitividad

Actualmente, aspectos como la marca, la reputación, la sostenibilidad, la innovación, la creatividad o la responsabilidad social corporativa, pueden llegar a representar hasta el 80% del valor de una compañía. Son los llamados activos intangibles, todo aquello que, a pesar de no poder verse o tocarse, genera un entramado de valor que ayuda a crecer a la empresa dentro del mercado. Los intangibles, al contrario que los tangibles, no se deprecian con el paso de los años, sino que, con la inversión y la gestión necesarias, pueden llegar a marcar la diferencia para una compañía dentro de su entorno.

En este sentido, ¿de qué manera se aborda la gestión de los intangibles?, ¿es importante el tamaño de la empresa para obtener beneficios de estos activos?, ¿cuál es el papel de los directivos en este ámbito? Eva Toledo, coCEO de Padima y especialista en la gestión de intangibles, da respuesta a estas cuestiones en el espacio de AED Foro Directivos, en Radio Intereconomía.

 

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 

 

Invertir en intangibles para ser competitivos

Más o menos dos tercios del valor del producto que adquirimos proviene de intangibles”, asegura Eva Toledo. Sin embargo, España es el país de la Unión Europea que menos proporción de inversión en intangibles respecto a tangibles hace. Un hecho frente al que la experta recomienda un cambio en el modelo de negocio, basado en la inversión en intangibles para aumentar la competitividad. “Las empresas deben cuidar de los intangibles, dándoles la importancia que realmente tienen. En la medida en la que nosotros cuidemos de ellos, el valor se hará mayor. Además, es importante que sean únicos, que no sean sustituibles y que estén protegidos frente a la imitación de posibles competidores”, concluye.

 

Diferenciarse para crecer

Aunque no existen motivos para que haya diferencias entre pequeñas y grandes empresas en cuanto a la gestión de intangibles, la realidad es que sí las hay. “Cuanto mayor es la organización, más profesionalizada está, hay más especialidades en el cuadro organizativo y hay más posibilidades estratégicas para tratar los intangibles”, expone Toledo. Es por esto por lo que “cuanto más pequeña sea la empresa, más atención se debe prestar a los intangibles, porque es lo que puede hacer que tu recorrido sea mayor, o marcar la diferencia entre permanecer o no permanecer en el mercado. Hay que invertir en lo que va a ser nuestro futuro”, aconseja.

 

El valor de marca, una estrategia desde la alta dirección

Todo lo que tiene que ver con los intangibles está ligado a la dirección de la compañía. Se trata de una cuestión estratégica, “una conciencia, una forma de hacer las cosas que emana de la propia dirección y es permeable al resto de los equipos”, señala la co-CEO de PADIMA. Los altos cargos deben apostar por aquellos intangibles que potencien la reputación y el valor de la marca. Es, por ejemplo, el caso del talento, uno de los activos más demandados tras la pandemia, que “ha puesto de relieve lo importantes que son la creatividad, la innovación, saber buscar soluciones, la resiliencia, el trabajo en equipo… para la competitividad de la compañía”, asegura.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Corporate Member

Contacta con nosotros:

 

900 67 00 97

aed@asociaciondedirectivos.org

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias

Share This