¿Cómo impulsar el coche eléctrico en España?

La industria de la automoción constituye uno de los sectores industriales más relevantes de España. En concreto, representa el 10% del PIB de nuestro país y el 9% en términos de puestos de trabajo. Unas cifras reveladoras ya que somos el segundo fabricante de automóviles en Europa y el noveno a escala mundial. Una posición de referencia lograda a partir de muchos años de trabajo. Sin embargo, el terreno conquistado puede verse afectado a causa de la transformación sin precedentes en la que está inmersa la industria automovilística. Más aún teniendo en cuenta la alta competitividad del sector.

¿Qué podemos hacer para que España mantenga su liderazgo en automoción? ¿Cómo puede convertirse en un hub de la movilidad eléctrica? ¿Y a qué retos nos enfrentamos? Estas son algunas de las incógnitas que Laura Ros, directora general de Volkswagen España; y Miguel López-Quesada, director Corporativo de Comunicación, Marketing y Relaciones Institucionales de Gestamp, han analizado en una nueva sesión de foro Nueva economía, Nueva Empresa. Durante la conferencia, moderada por Magüi Melián, CEO de Domingo Alonso Importer, los ponentes han coincidido en que las dificultades para impulsar la electrificación radican en:

 

La infraestructura de carga

Actualmente España solo cuenta con 12.000 puntos de carga. El 86% de esa infraestructura es de 22 kW. Esto se traduce en un mínimo de tres horas para que el coche obtenga un mínimo de autonomía. Pero no solo es importante la cantidad de los puntos de carga, sino su calidad. Así, por ejemplo, urge la instalación de puntos de carga rápidos. De este modo, en un máximo de 30 minutos de carga, el vehículo debería tener autonomía suficiente para realizar un desplazamiento de larga distancia.

 

Ayudas públicas

Los fondos Next Generation suponen una valiosa oportunidad para el sector. Un pilar fundamental para que se pueda acometer una transformación con garantías de éxito. En este sentido, las empresas pueden ser uno de los grandes segmentos del mercado que están más preparados para hacer ese impulso de la movilidad eléctrica. La hoja de ruta está definida, pero hace falta más rapidez en la implantación.

 

Los nuevos hábitos de consumo de los usuarios y la crisis de los semiconductores también han centrado buena parte de la sesión. En primer lugar, a raíz de la pandemia se ha detectado una disminución de la movilidad compartida y un auge en la movilidad individual. Esto ha hecho que los vehículos hayan sido altamente demandados.

En segundo lugar, se ha visto reforzada la agilización de los procesos de compra a distancia. Los clientes rápidamente buscaban una respuesta a distancia. Y el sector del automóvil puso a su disposición herramientas (videochats, sistemas de pago online) en tiempo récord. Es decir, se aceleró todo el proceso de digitalización.

En cuanto a los semiconductores, Ros y López-Quesada han mostrado su preocupación por la crisis de suministros. Aunque de momento el impacto es mayor en la producción que en el empleo, se prevén que se dejarán de fabricar millones de vehículos. Este hecho puede conllevar consecuencias en el empleo, en la inversión, en la rentabilidad de las compañías y en procesos de consolidación de empresas. La cadena es resiliente pero el sector está sufriendo.

 

 

Información relacionada | Consulta todas las actividades organizadas por AED. Ver agenda

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Corporate Member

Contacta con nosotros:

900 67 00 97

aed@asociacióndedirectivos.org

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias

Share This