Líder en gran empresa o en start-up: mismos valores en distintas culturas empresariales

David Cabero, director general de BIC Group en Europa y autor del libro «Decidiendo en tiempos de paz y de guerra», y Rita Almela, cofundadora y socia de 101 Ventures y presidenta del consejo de AED en Cataluña, aportaron ayer en Barcelona sus experiencias en el mundo de la gran empresa y el ecosistema start-up, respectivamente, para hablar sobre el liderazgo como un factor de innovación empresarial. El encuentro, presentado y moderado por Joan Ignasi Monfort, CEO de Copesco & Sefrisa, tuvo lugar en el espacio All in One de CaixaBank.

Aunque existen claras diferencias entre liderar una gran empresa y una start-up, Cabero apuntó las cinco características clave que deben estar presentes en todo líder, independientemente de la tipología de empresa que represente:

  1. Ser capaz de generar una visión de equipo.
  2. Saber comunicar y generar engagement.
  3. Tomar decisiones, aunque algunas sean difíciles.
  4. Pasión por el trabajo.
  5. Interés genuino por las personas.

Una visión compartida por Almela, que puso de relieve el distinto momento de maduración que existe entre una start-up y una gran organización, hecho que provoca diferencias significativas entre una y otra. Principalmente, en una start-up se pueden tomar decisiones más rápidas y “con menos miedo a equivocarte”, subrayó. La conocida fórmula “prueba y error” es la base de las empresas emergentes, una característica que no es viable para una gran compañía, ya que debe tener en cuenta su reputación.

Si bien es cierto que la base del liderazgo es la misma para ambas organizaciones, para el director general de BIC Group en Europa, la cultura empresarial es muy dispar: “La agilidad no está entre los valores de una empresa consolidada, en las grandes empresas hay mucha política”. Asimismo, la presidenta del consejo de AED en Cataluña destacó la implicación en el proyecto del directivo de una start-up, un líder más cercano y pasional que transmite esa motivación y proactividad a los empleados.

 

Los ingredientes para tomar una buena decisión

No existe una fórmula mágica para saber si estamos tomando una buena decisión, pero sí que pueden influir una serie de ingredientes en el proceso de toma de decisiones. En primer lugar, tal y como resaltó Cabero, es importante el autocontrol y el autoentendimiento del propio líder. A partir de ahí, el directivo debe ser capaz de poder trasladar sus dudas a otras personas, preguntar y conocer distintos puntos de vista antes de tomar cualquier decisión.

 

 

Colaboración entre start-up y gran empresa

Para Almela es de vital importancia generar sinergias entre las grandes empresas y las start-ups: “La corporación debe ser consciente de los retos que tiene y buscar start-ups que ofrezcan soluciones”. Otra opción es que las grandes organizaciones lleven a cabo este proceso internamente a través de la implantación de labs.

En este sentido, también hizo énfasis en la relevancia que tienen los directivos en este proceso, ya que deben estar implicados y creer en el proyecto. Según Almela, hay que desterrar la idea de que los departamentos de IT son los únicos digitales, ya que todas las áreas de una compañía deben conocer las nuevas tecnologías. “La incorporación de tecnologías en las empresas es necesaria, la digitalización ya ha pasado de moda, hemos pasado página y es esencial integrar la inteligencia artificial, Internet of Things, etc. La empresa que no esté abierta a integrar esos servicios se va a quedar atrás”, defendió.

 

Los directivos españoles, a la altura

Preguntados por la situación de los directivos españoles respecto a los líderes de otras nacionalidades, Almela y Cabero coincidieron en la positiva situación que se encuentran actualmente, recordando ejemplos de españoles situados en la cumbre directiva.

El equilibrio entre trabajo y vida social que el directivo español sabe llevar a cabo -a diferencia de otras nacionalidades- sumado a su alta capacidad de socializing, “nos permite estar bien posicionados para tener más directivos en el futuro”, apuntó Cabero, y añadió que “las generaciones que han hecho carrera en los años 90 y 2000 y ahora son CEO. A nivel de middle management el trabajo se ha hecho y vamos a ver venir más directivos españoles”.

 

Pasión, atrevimiento y paciencia

De cara a las nuevas generaciones, aquellos directivos más jóvenes, los ponentes pusieron de relieve que la pasión, el atrevimiento y la paciencia deben ser la base de su actividad: “Que os apasione lo que hagáis, ser proactivos y con ilusión. Hay que ser más atrevido y perder el miedo”, subrayó Almela.

Por su parte, Cabero resaltó que cada etapa de la vida tiene sus ventajas y desventajas, y en el caso de la juventud, la poca paciencia puede ser un gran desafío por resolver. “Hay que aprender de las personas diferentes a ti”, en referencia a relacionarse con gente de distintas edades.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Corporate Member

Contacta con nosotros:

 

900 67 00 97

aed@asociaciondedirectivos.org

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias

Share This