“Mujer y directiva en España”, debate sobre desarrollo directivo en Galicia

El sistema de cuotas que favorecía la presencia de mujeres en puestos directivos ha quedado anticuado, según se ha puesto de manifiesto en el almuerzo-coloquio organizado por AED el pasado 21 de junio en la Finca Trece Pinos de Santiago de Compostela para debatir sobre liderazgo femenino.

En el acto participaron Teresa Pedrosa, Delegada del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Vigo; Lupe Murillo, Directora General de Pescamar y presidenta del Pontevedra CF; Joaquín Pérez Bellido, Consejero delegado del grupo Pérez Rumbao y Rafael Pérez, Director general de Selmark. El debate fue presentado por la periodista y presidenta de Executivas Galicia, Carla Reyes, y moderado por Amalia Baltar, presidenta de DIRCOM Galicia.

La conveniencia o no de mantener el sistema de cuotas para que las mujeres ocupen puestos directivos fue uno de los asuntos puestos sobre la mesa. Lupe Murillo defendió que las cuotas en los tiempos actuales no tienen sentido, y que incluso pueden llegar a penalizarse. Considera que ahora existe una evolución y que aquellas mujeres que realmente quieren llegar a líderes, lo consiguen. “El hombre te deja llegar si eres buena, dejémonos de tópicos. No voy a hablar nunca de machismo. El respeto se gana siendo personas, no siendo hombres o mujeres. Si queremos igualdad, vamos a igualarnos en todo. Presido un consejo de administración con 9 señores que me votaron por unanimidad y entiendo que no lo hicieron por ser mujer, sino por ser la que mejor podía sacar adelante el proyecto. No concibo un director general que trabaje 14 horas y que también tenga que dar biberones. La conciliación en la alta dirección es una utopía.“

 

Para Teresa Pedrosa las cuotas pudieron ayudar en un momento determinado, pero hoy en día no tienen sentido. Afirmaba que existen colectivos que no han avanzado nada en igualdad, refiriéndose concretamente a los medios de comunicación y los sindicatos. También introducía el problema que supone que actualmente las carreras tecnológicas estén copadas por hombres y las sociales por mujeres, ya que considera que esto propiciará que en unos años los buenos trabajos sean para los varones y que la brecha salarial se incremente de forma inevitable.

Respecto al tema de las cuotas, Rafael Pérez manifestó que le resultaba surrealista ese aspecto, puesto que dirige una empresa en la que lo anormal es la presencia de hombres. “En Selmark lo habitual es que haya mujeres en cualquier tipo de puesto. Como directivas han tenido que hacer más esfuerzos que un hombre y eso las hace más fuertes. Nosotros tenemos una discriminación positiva para que los puestos directivos los ocupen las mujeres.”

El consejero delegado del grupo Pérez Rumbao, Joaquín Pérez incidía en que el talento no entiende de sexos. “No se puede decir si un directivo será mejor por ser hombre o mujer. La mujer es mucho más generosa que el hombre en sacrificarse por la conciliación, y esto en un país donde la productividad se sigue asociando al hecho de estar presente, esto es mucho más complicado”. Definía las cualidades de las trabajadoras femeninas en determinación, capacidad de organización, intuición y productividad. “La mujer va mucho más al grano y no se para tanto como los hombres a socializar.”

También se abordó en el debate que las principales barreas que encuentran las mujeres en el desarrollo de su liderazgo provienen de las dificultades para conciliar trabajo y vida personal, del retraso de la maternidad para poder avanzar en la trayectoria profesional y de la falta de apoyo social y económico a las familias.

Según un informe que analiza la situación de las mujeres en 34 países de la OCDE, estas limitaciones podrían superarse, o al menos atenuarse, con propuestas transversales como la racionalización horaria, la flexibilidad laboral y la adopción de políticas de apoyo económico y social a las familias.

De este informe se desprende también que la penalización de la maternidad continúa siendo una realidad extendida en muchas empresas, que se perpetúa como un obstáculo al rendimiento y la productividad.

El pronunciamiento de los empresarios presentes parece ir en esta línea, puesto que todos expresaron el enorme reto que supone actualmente la maternidad para el mundo empresarial, y se apuntaba que cuánto más pequeña es la empresa, más grande es el problema.

El director general de la firma Selmark, Rafael Pérez, sostenía que en su caso, con un 40% de las integrantes de la sección de corte acogidas a políticas de protección a la maternidad se hacía realmente complicado cuadrar los turnos de trabajo, por lo que solicitaba una regulación.

Teresa Pedrosa insistió en el enorme problema que tiene España en cuanto a natalidad, por lo que considera que no se puede penalizar a la mujer por tener hijos, ya que la sociedad necesita de esos nacimientos. Defendía que empresas, Estado y sociedad, deben poner de su parte para solventar esta crisis demográfica.

Tanto Lupe Murillo como Joaquín Pérez afirmaron que actualmente no creían que los directivos se pudiesen permitir disfrutar de una baja de maternidad completa, porque en cualquier empresa pasar 6 meses desconectado del cargo, significaba estar fuera.

Durante el turno de preguntas los intervinientes quisieron incidir en el tema de la conciliación laboral y familiar para los directivos, apuntando uno de ellos que en el resto de Europa esa armonización sí existía, con lo que no entendía por qué en España no era posible.

Carla Reyes hacía una reflexión sobre el peligro de dar pasos hacia atrás en temas de igualdad y ponía sobre la mesa la enorme desigualdad que sufren las autónomas. También introducía en el debate el cuidado de las personas mayores, ya que las mujeres no sólo se encargan del cuidado de los hijos. “Es obvio que todos hemos renunciado, pero en términos generales quien renuncia es la mujer, y no sólo por tener hijos, sino por tener padres y suegros, porque para cuidar a personas mayores también se deja de lado la vida profesional. Eso es una realidad que hay que afrontar y no sólo para las directivas. No podemos permitirnos una sangría poblacional como la que estamos sufriendo y que encima se castigue a la mujer que se queda embarazada.”

Los directivos insistieron en que la posibilidad de quedarse embarazadas no es un factor que tengan en cuenta a la hora de contratar o no mujeres en sus empresas. Joaquín Pérez Bellido hacía hincapié en que la valía profesional estaba por encima de cualquier otra cualidad. “Con la demanda de puestos directivos que existe, lo que prima es el talento y la movilidad, pero no si son hombres o mujeres.”

Por su parte, Rafael Pérez insistía en que su empresa contrataba indistintamente a personas de ambos sexos: “No se mira que sea hombre o mujer a la hora de contratar. Sabemos que vamos a tener que sufrir el tema de la maternidad, y cuando llegue el momento lo organizaremos de la mejor manera posible para todos.”

En el transcurso de las intervenciones también se le preguntaba directamente a Lupe Murillo a qué había renunciado para llegar a dónde estaba, dirigiendo una empresa, un club de fútbol, en el Parlamento de Galicia y en el consejo de administración de un equipo de baloncesto. Murillo respondía que se había excedido en todo renunciando al tiempo para ella misma. “Intento ejercer de madre, mujer y directiva. He renunciado a mi vida propia. El problema es que a mí me gusta, soy una enferma del trabajo y todo lo que hago en mi actividad profesional es disfrutar. Renuncio a dormir nueve horas y a estar en mi casa a las cinco para acompañar a mis hijos. La vida está hecha de renuncias, y para estar en estos puestos hay que decir que no a muchas cosas. La clave es la conciliación y la educación en igualdad. En mi caso es mi marido quién se queda con los niños cada fin de semana cuando yo viajo con el equipo.”

En otra de las intervenciones del público se introdujo la comparación entre la mentalidad española y americana en temas de conciliación e igualdad, afirmando que aquí esa concepción es más retrógrada. La interviniente consideraba que la empresa debería estar apoyada por el Estado para facilitar esa conciliación a sus trabajadores, algo en lo que los empresarios se mostraron de acuerdo, junto con una racionalización de los horarios.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Socios corporativos

AED Madrid

Regus
López de Hoyos, 35, 1ª planta.
28002 Madrid
Tel. +34 91 745 99 39

AED Cataluña

World Trade Center
c/Muelle de Barcelona s/n
Edificio Este, planta 1ª
08039 Barcelona
Tel. +34 93 508 81 45

AED Comunidad Valenciana

The Westin Valencia
C/ Amadeo de Saboya, 16
46010 Valencia
Tel. +34 96 311 42 55

AED Canarias

Rambla de Pulido, 70, entresuelo
38004 Santa Cruz de Tenerife
Tel. + 34 647 339 470

AED Galicia

Eduardo Blanco Amor, 20
36003 Pontevedra
Tel: +34 986 85 04 05

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies