El arte de liderar, en 10 claves

El arte de liderar, en 10 claves

AED ha publicado el libro «El arte de liderar» (Ed. Almuzara, 2019), una obra que revela a través de entrevistas a 15 altos ejecutivos cuáles son las claves del éxito en la función directiva. El volumen, que ha coordinado Alfonso Jiménez, socio-director de PeopleMatters, y que cuenta con el patrocinio de Naturgy, comparte las experiencias de estos 15 consagrados profesionales con el propósito de inspirar sobre el liderazgo que requieren las organizaciones que velan por la sostenibilidad de sus negocios y desean generar un impacto positivo en las personas y en la sociedad.

Sintetizamos en 10 ideas las claves del «arte» de liderar expuestas por los directivos participantes en la obra.

 

1 Construcción de equipos

Los ejecutivos consideran como una parte fundamental de su éxito el estar arropados por un equipo de profesionales altamente cualificados. Su entorno más inmediato debe estar formado por especialistas en cada una de las materias que tratan. Un buen líder debe aprovechar ese conocimiento y combinarlo con el resto del talento presente en la compañía para lograr el bien común y seguir una dirección clara. Además de rodearse de los mejores debe saber delegar en ellos tareas relevantes.

 

2 | Comunicación eficaz y transparente

El líder debe ser un gran comunicador y transmitir de forma clara y precisa los objetivos y la estrategia de la organización. Tanto en un plano interno como externo. Y tan importante como comunicar bien y ser transparente es saber escuchar y tener empatía con tu entorno. Reunirse periódicamente con sus empleados y también con sus proveedores y clientes. Ese intercambio de impresiones, en ambos casos, puede ser muy enriquecedor para ajustar o reorientar, si es preciso, el rumbo de la empresa.

 

3 | Conocimiento del negocio y el mercado

Elemento fundamental para el directivo: conocer al detalle el escenario en el que desarrolla su actividad. Vivimos en una época de cambios vertiginosos y cualquiera de ellos puede afectar al negocio. Un buen directivo debe saber anticiparse a estos cambios y asegurar la competitividad de la organización. Para afrontar este camino, el líder debe estar abierto a recibir una formación continua en función de las nuevas tendencias del mercado.

 

4 | Innovación

Perder el tren de la innovación es perder el tren de la competitividad. Por ello, los directivos se ven como promotores de la innovación y deben trasladar ese impulso a sus colaboradores. Así, un rasgo distintivo del líder empresarial debe ser la curiosidad: buscar cosas nuevas que llamen la atención y que se diferencien del resto creando valor, y saber aplicarlas a la propia empresa. En este terreno también es importante que el directivo tenga un carácter emprendedor y que no castigue el error, sino que aprenda de él.

 

5 | Disciplina y autenticidad

Algunas de las cualidades de un buen líder deben ser la seriedad, el rigor, la consistencia y el trabajo duro. Si hay un espacio para la improvisación, debe aparecer en ocasiones puntuales. Debe prevalecer el sentido común. Sus acciones tienen una transcendencia relevante, no solo sobre sus empleados, la compañía y los mercados, sino sobre la sociedad en su conjunto. Por ello, se le exige un análisis riguroso en los procesos de toma de decisiones. Este papel debe jugarse sin artificios ni caretas, mostrándose a los demás tal y como es. Un líder debe ser auténtico para poder construir entornos inspiradores que permitan potenciar al máximo el talento del equipo.

 

6 | Ambición (sana)

La ambición bien entendida también debe ser una característica del directivo. Una ambición individual y colectiva. Tal y como se expresa en el libro, entendida como “motor para progresar y mejorar cada día”. Esto no debe desembocar, no obstante, en obsesión por conseguir el éxito.

 

7 | Apuesta por la diversidad

El mundo es hoy diverso y las empresas también lo son, cada vez más. Desde la alta dirección se visualiza la diversidad como una ventaja competitiva porque los equipos plurales facilitan la innovación. También son más diversos los colaboradores y clientes, lo que motiva que los directivos y las empresas que dirigen deban adaptarse a esa diversidad.

 

8 | Cuidado físico y mental

Los directivos deben cuidarse física e intelectualmente de forma constante, ya que para liderar equipos es necesario antes que nada sentirse bien con uno mismo. Pero también deben velar por el bienestar de sus empleados. Según Alfonso Jiménez, coordinador del libro, “los directivos tienen que saber hasta dónde pueden llegar ellos y sus equipos, no exigiendo niveles de stress de manera permanente. Deben procurar que sus colaboradores y equipos sean sanos y lleven una vida equilibrada, potenciando hábitos saludables en el trabajo”.

 

9 | Equilibrio y conciliación

Dando continuidad a esta idea de bienestar, el líder debe saber también aparcar el trabajo en determinados momentos y dedicar su tiempo a familia, amigos, hobbies, deportes… Debe procurar que haya equilibrio entre el tiempo que dedica a lo profesional y lo personal. En definitiva, el directivo debe ser un ejemplo de conciliación, una referencia en este campo para sus empleados.

 

10 | Pasión por tu trabajo

Todas estas cualidades difícilmente pueden abordarse sin poner pasión en lo que haces. Un buen directivo debe sentirse orgulloso del equipo y de sus logros, así como del proyecto que persiguen conjuntamente. Debe tener una actitud positiva y entusiasta en cada una de sus manifestaciones.

 

Pablo González, CEO de Trivu: «Las empresas tienen que aprovechar la diversidad para transformarse»

Pablo González, CEO de Trivu: «Las empresas tienen que aprovechar la diversidad para transformarse»

Pablo González es fundador y CEO de Trivu, una plataforma internacional para conectar el talento joven. Es miembro del Consejo de la AED en Madrid, desde donde impulsa las sesiones afterwork Piknik, que tienen como objetivo descubrir a la generación millennial el papel que desempeñan los directivos en el mundo de la empresa y en la sociedad. En una entrevista reciente en el espacio Foro Directivos, que AED realiza en colaboración con Radio Intereconomía, Pablo respondió a esta y otras cuestiones como la convivencia de generaciones diferentes dentro de las empresas y la percepción que tienen las generaciones más jóvenes de los directivos.

¿Qué pueden aprender los directivos de los millennials?
Hay que dejar de considerar que las generaciones están enfrentadas. No hay una mejor que otra, hemos nacido en contextos diferentes y tenemos una manera de trabajar y relacionarnos diferente. Esto es enriquecedor y no hay que verlo con miedo, sino como una oportunidad. Las empresas tienen que aprovechar la diversidad para poder transformarse y hacerlo más y mejor.

¿Cómo son los directivos millennials en España?
Somos una generación completamente conectada, tanto a personas como a información y recursos. Tenemos una capacidad diferente a otras generaciones, pero hay que saber aprovecharlo, no se consigue todo por tener 20 años. Hay directivos de 50 años que han sabido reinventarse, que no son millennials por edad pero por actitud son mucho más millennial que otros con 20. Ser millennial es más una actidud que una cuestión de fecha de nacimiento.

¿Cómo se gestionan las empresas lideradas por millennials?
Los jóvenes muchas veces criticamos empresas lideradas por miembros de generaciones con más edad cuando muchas veces ni siquiera nos hemos visto en esa situación, y cuando te pones al frente de una compañía te das cuenta de lo difícil que es, tengas la edad que tengas. Cuando conviven un jefe y un equipo joven en parte en más sencillo porque ves las cosas del mismo modo que ellos, pero cuando tienes que tomar decisiones no solo pensando en el equipo sino en la compañía te das cuenta de que no es sencillo.

¿Cómo es la relación de un directivo joven con una plantilla en la que hay gente mayor que tú?
Es complicado, no puedes mantener un modelo basado en la experiencia y en tu trayectoria, en aquello de “yo ya he pasado por eso”, porque hay gente con mucha más experiencia que tú. Tiene que ser un modelo centrado en inspirar, compartir e ilusionar a la gente para que compartan tu misma visión, y tener montado un plan estratégico en esa dirección. Lo bueno es que creces como directivo a la vez que creces con tu equipo, personal y profesionalmente.

¿Qué es Piknik?
Lo que estamos consiguiendo en estos encuentros es descubrir el papel tan importante que tiene la figura del directivo no solo a nivel empresarial sino también a nivel social, en la creación de valor y de riqueza. En estos encuentros afterwork queremos acercar como es el día a día de un CEO a las nuevas generaciones para que entiendan que es una opción profesional tan válida como cualquier otra y que cualquier persona que le apasione lo que hace puede llegar a conseguir. En Piknik queremos humanizar la figura del directivo para hacer ver a nuestra generación que muchas de las cosas que consumimos, aprendemos, vemos, leemos o hacemos están influenciadas por las decisiones que algunas personas toman en grandes compañías.

El CEO, ¿se hace o se nace?
En esta vida todo se aprende, si tienes ganas y entusiasmo. Si se trata de dirigir tiene que gustarte mucho trabajar con personas, ser capaz de escuchar y empatizar. No es si se hace o se nace, es más una cuestión de querer. A ser directivo se aprende cada día. Por mucha fórmula o libro que se publique, en la gestión de personas hay que aprender de los errores y escuchar a las personas que te rodean para seguir aprendiendo día a día.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Corporate Member

Contacta con nosotros:

 

900 67 00 97

aed@asociaciondedirectivos.org

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias