Teresa Riesgo: «Quiero que las start-up con base tecnológica se fortalezcan y se conviertan en empresas tractoras»

Teresa Riesgo: «Quiero que las start-up con base tecnológica se fortalezcan y se conviertan en empresas tractoras»

Bajo el título «Ciencia, tecnología e innovación: ¿cuáles son los principales retos para el Gobierno y las empresas?», la Secretaria General de Innovación, Teresa Riesgo, analizó el jueves 13 de octubre los principales retos de las empresas españolas en materia de ciencia e innovación en un encuentro organizado ayer por la AED en Valencia.

En el encuentro, enmarcado en la serie DiálogosAED, contó además con la presencia de Jordi Escalé, vicepresidente de Programas Ejecutivos para Iberia en Gartner; Paco Gavilán, director general de Nunsys; y José Luis Vilar, director general de Grupo Gimeno. Al acto, moderado por Jesús García, presidente de AED en la Comunidad Valenciana, asistieron alrededor de 50 directivos y directivas de empresas de la Comunidad.

“Las aportaciones de esta mesa redonda confirman la necesidad de reforzar la colaboración público-privada. Estamos haciendo un esfuerzo enorme para fomentar la transferencia de conocimiento entre empresa y universidad”, apuntó Riesgo, que hizo hincapié en la necesidad de tener en cuenta a los investigadores en esta relación: “hay que valorarlos por más cosas, con criterios como su colaboración con las empresas, esto también tiene un impacto”.

Por su parte, Escalé expresó que las principales tendencias tecnológicas en 2023 “van a ser una evolución de lo que se está viendo ahora y dependerá de lo disruptiva que quiera ser una empresa”. El empresario apuesta hoy por hoy por una inversión enfocada a áreas como el “digital workplace, la inteligencia artificial a partir de los datos y las primeras inversiones en el metaverso, adicionalmente a los temas de RPA automatización con robots, cloud y la ciberseguridad”, manifestó el vicepresidente de Programas Ejecutivos para Iberia en Gartner. “En este nuevo contexto de trabajo en ecosistemas hay que salir un poco de la visión de la empresa y mirar más allá y pensar en el bien común de todos los participantes”, sentenció.

Para Gavilán, “tenemos la gran suerte de tener el tejido adecuado”, aunque ha advertido de que “hay que mejorar la forma de hacer las transferencias, no sabemos del todo lo que tenemos, tenemos un tesoro con los centros tecnológicos y los graduados, pero falta establecer bien los canales de comunicación entre universidad y empresa”. Gavilán reconoció que “invertimos muy poco en la universidad, sacamos muy poco provecho y la innovación hay que buscarla y alimentarla”.

Finalmente, José Luis Vilar, director de Grupo Gimeno, empresa que está a punto de cumplir 150 años de vida, hizo alusión a la necesidad de las empresas de adaptarse a las demandas del mercado, incorporando herramientas tecnológicas y científicas que les permitan ser innovadoras para responder a estas necesidades. En este sentido, el directivo aseguró que la clave de su éxito se ha basado “en adaptarse a los cambios sociales, incorporando servicios que complementen las necesidades del ciudadano y liderar proyectos transformadores. Vivimos un momento de grandes cambios y las empresas nos tenemos que anticipar, adaptar y potenciar un modelo más colaborativo entre empresas administración pública, universidades y centros tecnológicos”.

Teresa Riesgo: «Quiero que las start-up con base tecnológica se fortalezcan y se conviertan en empresas tractoras»

Teresa Riesgo insta a fomentar la transferencia de conocimiento y la colaboración público-privada para generar una economía fuerte

“Quiero que las start-up con base tecnológica se fortalezcan y se conviertan en empresas tractoras”. Así lo expresó la Secretaria General de Innovación, Teresa Riesgo, en un encuentro organizado ayer por la AED en Valencia. “El ecosistema se va alimentando si las empresas van traccionando. Las start-up son necesarias y fundamentales en el ecosistema”, resaltó.

Líderes implicados y gestión de las expectativas, determinantes en la alianza con start-ups

Líderes implicados y gestión de las expectativas, determinantes en la alianza con start-ups

La revolución tecnológica que estamos viviendo en los últimos años no ha dejado indiferente a las organizaciones. Conscientes de la relevancia de ser partícipes de este proceso, las grandes compañías están encontrando en las start-ups el mejor aliado para llevar a cabo ecosistemas colaborativos de innovación y afrontar los retos del futuro.

Telefónica, Desigual, CaixaBank y Plug and Play son algunas de las empresas que están impulsando proyectos innovadores, y gracias a un nuevo encuentro presencial de la AED en Barcelona, los socios han podido conocer los beneficios de este tipo de colaboraciones. Moderado por Rita Almela, Co-founder & Partner 101 Ventures y presidenta de AED Cataluña, la sesión ha contado con la participación de Julián Vinué, Digital Innovation Manager en Telefónica; Javier Fernández Poyo, Technology Innovation Leader en Desigual; Luis Palomero, director en Zone2Boost de CaixaBank; y Ricardo Álvarez-Cienfuegos, Partner Success Manager de Plug and Play.

Los ponentes, con una dilatada experiencia en innovación gracias a los proyectos desarrollados en sus respectivas empresas, han compartido con los socios su visión y aprendizajes, aportando los siguientes consejos para aquellas organizaciones que ya estén colaborando con start-ups o que estén evaluando esta posibilidad:

 

  • Motivación e implicación del equipo directivo: Para que la innovación y los cambios tecnológicos se implementen de una manera óptima en una compañía es esencial que su equipo directivo esté a favor del proyecto y se implique. Los líderes deben ser los primeros en mostrar su motivación con el objetivo de que el resto de los trabajadores también se interesen por las acciones que se llevarán a cabo.
  • Proceso de identificación de start-ups: Aunque la compañía esté muy interesada en iniciarse en la colaboración con start-ups, es básico llevar a cabo un estricto proceso de identificación. No todas las empresas emergentes encajarán con la organización, por lo que se debe analizar las distintas opciones y evaluar cuáles cumplen los requisitos.
  • Óptimo nivel de madurez de la start-up: En función del objetivo de la empresa, es esencial colaborar con aquellas start-ups que cuenten con un nivel de madurez adecuado. Solo de esta manera, se conseguirá que tanto la empresa emergente como la compañía puedan generar sinergias y trabajar juntas para alcanzar el mayor beneficio para ambas. Por ejemplo, una gran empresa con una dilatada experiencia en innovación es probable que busque una start-up con cierto recorrido, en lugar de una que se encuentre en su etapa inicial, de manera que se pueda sacar el máximo partido a la unión.
  • Gestión de las expectativas: La alianza con start-ups no siempre es un camino fácil, especialmente en los primeros años en los que una gran empresa empieza a adentrarse en este tipo de colaboraciones. Por ello, es muy importante la gestión de las expectativas, ya que es posible que no todos los acuerdos resulten fructíferos. Sin embargo, cabe destacar que, con persistencia, el logro del éxito de una de estas alianzas puede ofrecer un retorno que compense las demás operaciones que no hayan surgido como se esperaba.
  • Agilización de procesos: Actualmente, el plazo medio para lanzar un proyecto se sitúa entre uno y dos años, un periodo que puede resultar excesivamente largo. La agilización de los procesos es clave si se desea ir a la velocidad a la que avanza la tecnología.
  • Cambio cultural: A la hora de impulsar proyectos innovadores, es esencial que las personas que forman parte de la organización los conozcan de primera mano. Así, se conseguirá una implicación desde los distintos departamentos y unidades de negocio, que facilitará la consecución del objetivo. Además, es también muy importante adaptarse a las distintas formas de trabajar de las personas ajenas a la empresa, ya que pueden aportar nuevas ideas y perspectivas que serán beneficiosas para la alianza.
Realidad virtual e innovación, claves para el turismo del siglo XXI

Realidad virtual e innovación, claves para el turismo del siglo XXI

Hace unos años conceptos como realidad virtual o realidad aumentada sonaban a ciencia ficción. Sin embargo, en la actualidad nos encontramos con que el uso de estas tecnologías está más presente que nunca. Especialmente, tras el estallido de la pandemia, que ha acelerado su interés y conocimiento masivo.

En el caso concreto del sector turístico, la realidad virtual se erige como una útil herramienta con distintos usos. Consigue, por ejemplo, trasladar al usuario a diferentes épocas del pasado. Así lo detalla Jorge Robles, CEO y cofundador de Past View y de Sebka Technology en el espacio de AED Foro Directivos, en Radio Intereconomía. Durante su intervención, el ejecutivo hace énfasis en la importancia de la innovación en las empresas o de los fondos europeos Next Generation. Además, reflexiona acerca del futuro del turismo:

 

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 

 

La innovación como imperativo

El tejido empresarial debe pensar cómo incorporar e implementar sistemas innovadores en los procesos para que sus compañías puedan evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos.

 

Fondos Next Generation para el sector turístico

Las ayudas europeas son necesarias para el turismo. Un sector que ha sido de los que más ha sufrido a causa de la pandemia. Los recursos económicos de estos fondos deben canalizarse correctamente para que las pymes también puedan acceder a ellos. Además, también se convierten en fundamentales para recuperar e invertir en la innovación que el cliente del presente va a solicitar en sus viajes.

 

Replanteamiento del modelo

Es necesario un replanteamiento del modelo turístico. El objetivo debe ser obtener más ingresos con menos visitantes a través de las inversiones necesarias para la modernización. La calidad debe prevalecer ante la cantidad.

 

Hiperpersonalización, tendencia al alza

La hiperpersonalización de la experiencia es una tendencia en aumento, sobre todo gracias al big data. La revolución del dato ha llegado para quedarse.

 

 

*Past View es una empresa dedicada a ofrecer rutas turísticas guiadas con unas smartglasses (gafas de realidad virtual) por los lugares más emblemáticos de las ciudades. Actualmente cuenta con rutas por Sevilla, Barcelona, Atenas y Éfeso. A través de este dispositivo, el usuario puede visitar el patrimonio de la ciudad en diferentes épocas del pasado. Más información

 

José Bethencourt: «La gestión del cambio permanente es hoy el gran paradigma»

José Bethencourt: «La gestión del cambio permanente es hoy el gran paradigma»

 

El talento y la innovación bien gestionada ayudan a las empresas a ser más competitivas, pero no es tarea sencilla gestionar ambas dimensiones. El consultor de Talento e Innovación en ProgTalent Consulting, José Bethencourt, en una entrevista en el programa Foro Directivos de Radio Intereconomía, nos explica cuáles son las necesidades actuales de los trabajadores, en qué consiste el salario emocional y qué cambios organizacionales se están produciendo en las empresas.

 

 

 

 

Escucha la entrevista completa aquí:

 

¿Qué es exactamente un consultor de Talento e Innovación?

 

Durante mi carrera profesional he trabajado tanto con talento como innovación; fui responsable de Recursos Humanos de una multinacional y apoyé proyectos de innovación desde el sector público. Cuando decidí afrontar, precisamente en el año 2020 este proyecto personal, entendí que esas dos dimensiones de las empresas, debían estar unidas. Posiblemente, la propia circunstancia del momento me haya llevado a esa conclusión. Ahora pensamos y nos relacionamos de manera diferente, nos preocupan otras cosas, tenemos otros desafíos, trabajamos de manera diferente y eso hay que gestionarlo porque el cambio se gestiona. Innovación no significa solamente incorporar un nuevo software y  tecnología en nuestros procesos de automatización, sino que las personas son la clave. Para mí, las personas deben estar en el centro de las organizaciones, tanto clientes como los miembros del equipo. Yo propongo una manera más humana de gestionar las organizaciones y eso me ha conducido a unir la gestión del talento y la innovación, a trabajarlas de forma conjunta, para así ayudar a las empresas a ser más competitivas.

¿Con la pandemia hemos dado un giro hacia el entorno rural? 

 

Sin duda. El entorno rural tiene que aprovechar la oportunidad que se le presenta, no se trata de que todo el mundo tenga la casa en la sierra, en el campo o en la playa, sino que el medio rural aproveche el foco para atraer talento también. En la ayuda y colaboración a los territorios entra la gestión del talento e innovación. En esta nueva manera de entender las relaciones, de virtualizarlo todo, el hecho de trabajar con clientes que nunca me he tomado un café, me ha permitido colaborar con personas de otros lugares, fuera de Canarias, en toda la Península, en Hispanoamérica. Esto representa una oportunidad que todos debemos aprovechar porque permite sumar otras miradas y perspectivas a tu proyecto.

¿Debemos de aprovechar todas las nuevas profesiones que vienen a traer oportunidades como las relacionadas con la Inteligencia Artificial, el Big data, entre otras, después de la pandemia?

Primero, las organizaciones tienen que saber que existen esas disciplinas, porque sino vamos a tener muchísimos profesionales preparados que no van a encontrar hueco en las organizaciones porque estas no son conscientes de la necesidad, o porque no las han interiorizado. Entonces, hay que identificar cuáles son las necesidades cada organización, buscarlas y luego, retenerlas. eso es la gestión del talento. Gestionar talento también significa retribuir convenientemente, asegurar el compromiso de los equipos con los objetivos corporativos. En definitiva, más que una oportunidad, es una necesidad.

¿La remuneración va a cambiar después de la pandemia?

 

Cada día se habla más del salario emocional, las personas no pretendemos solamente que las organizaciones cubran nuestras necesidades básicas para mantener un buen nivel de vida, sino que también buscamos un clima adecuado, que nos dirijan de cierta manera, queremos jefes que no sean tan directores sino más facilitadores, buenas condiciones de trabajo. Todo eso que llamamos salario emocional, cada día forma más parte de la retribución. Tampoco busca lo mismo una persona de más de cincuenta años que un joven de treinta, por tanto, hay que personalizar las retribuciones en función de las necesidades de cada colectivo.

¿La gente busca mayor flexibilidad y libertad?

Sin duda, y cuando hablo que las personas tienen que estar en el centro de las organizaciones es porque tenemos que ser las organizaciones las que nos adaptemos a las personas, ni el cliente ni el empleado se van a comprometer con nosotros y con la empresa porque sí. Se van a comprometer con nosotros porque satisfacemos sus necesidades. El cliente porque le damos un producto o servicio adecuado y el trabajador porque estamos creando las condiciones adecuadas para que se desarrolle. Esa flexibilidad que al final se convierte en personalización en las organizaciones, es muy importante.

En las organizaciones para las que trabajas, ¿cuesta asimilar este discurso o se acepta?

Afortunadamente, hay muchos profesionales y empresas que piensan de esta manera y son conscientes de ello, de que necesitan una opinión externa, más objetiva, fuera de la vorágine del día a día. Todavía quedan muchas organizaciones que no son conscientes de esa necesidad pero las circunstancias actuales han llevado a muchas empresas a darse cuenta de que quizás venían desatendiendo la experiencia del cliente y que el compromiso del empleado es muy importante.

¿La experiencia del cliente se ha puesto en el centro del negocio últimamente? 

A mi me gusta trabajar esa disciplina desde el empleado, ya que creo que el compromiso de este es esencial para crear una buena experiencia al cliente. Y hoy en día, preocupa más que nunca últimamente porque todo lo tenemos a golpe de clic. A través de un teléfono móvil decidimos si queremos suscribirnos a un canal de televisión o a otro, si queremos comprar una cosa u otra y esto no es patrimonio exclusivo de las grandes empresas, el comercio electrónico esta al alcance de todo tipo de organización de cualquier tamaño. Todo eso hay que gestionarlo, por lo tanto, es necesario que haya profesionales en el mercado.

¿Qué cambio ha sido el más importante, en esta etapa, en la forma de organizar los equipos?

Cuando comencé en el mundo de los recursos humanos se hablaba de gestión de personal porque lo que importaba era gestionar nóminas, después, pasamos a llamarlo gestión de personas y ahora, estamos hablando de gestionar talento, esto no es solo una cuestión lingüística, los términos son una consecuencia del cambio de paradigma. Ahora preocupan cosas diferentes, los trabajadores buscan cosas en las organizaciones más allá de un salario justo y digno y las empresas se han tenido que adaptar. Con esto cambian las necesidades de las organizaciones, se sofistican los procesos de captación, nos preocupa que la persona se sienta cómoda en la empresa desde el primer día, los on-boarding comienzan a ser cada vez más importantes. La gestión del cambio permanente es hoy el gran paradigma.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Corporate Member

Contacta con nosotros:

 

900 67 00 97

aed@asociaciondedirectivos.org

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias