Acción social y rentabilidad económica, necesarios compañeros de las empresas

Acción social y rentabilidad económica, necesarios compañeros de las empresas

Las empresas son cada vez más conscientes de que la rentabilidad económica no está reñida con un impacto positivo en la sociedad. Un claro ejemplo de ello lo encontramos en PortAventura, que, a través de su Fundación, lleva a cabo el proyecto PortAventura Dreams. Se trata de un programa que ofrece una estancia gratuita de seis días a menores de entre 4 y 17 años que han padecido o padecen enfermedades graves, para que, junto a sus familias, puedan vivir una experiencia inolvidable y renovadora. Así lo ha explicado Choni Fernández, directora de Servicios Centrales y Sosteniblidad de PortAventura, en el espacio de AED Foro Directivos, en Radio Intereconomía.

 

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 

 

  • Espacio de 8.850 m2: Port Aventura Dreams cuenta con un espacio de 8.850 m2 con seis casas que cada semana recibe al año unas 210 familias que tienen hijos con enfermedades graves.

 

  • Hospitales colaboradores: En el proyecto colaboran el Hospital Universitario Niño Jesús en Madrid y los hospitales Sant Joan de Déu y Vall d’Hebron en Barcelona. La directiva explica que en el proceso de elección Port Aventura no participa, siendo el comité médico de cada hospital junto con el asistente social quienes escogen qué familias asisten. A partir de ahí es el equipo médico quien decide, en función el estado del niño y de la familia. El proyecto dedica cada semana a una patología distinta, considerada enfermedad grave.

 

  • Beneficios colaterales: La iniciativa no fue pensada para los empleados, pero sí es cierto que ha generado “beneficios colaterales”, según Fernández. Además, otras fundaciones ven el impacto real y positivo en las personas, como la Fundación Ricky Rubio, colaboradora de PortAventura Dreams.

 

  • Enmarcado en una política de sostenibilidad global: ‘’Este proyecto forma parte de una política de sostenibilidad global, no solo la parte ambiental sino también la social, la parte de buen gobierno. En esta parte social está la comunidad, pero también los empleados.”; afirma. En este sentido, destaca la importancia de que “en acción social, la clave es dar con el proyecto que case con tu actividad”.

 

Más información en la página web de la Fundación PortAventura.

Aitor Jauregui (BlackRock): «Nos centramos en la sostenibilidad no porque seamos ecologistas, sino porque somos inversores y fiduciarios de nuestros clientes»

Aitor Jauregui (BlackRock): «Nos centramos en la sostenibilidad no porque seamos ecologistas, sino porque somos inversores y fiduciarios de nuestros clientes»

Construir e implementar un propósito corporativo, que vincule la estrategia, los objetivos de negocio y los objetivos de impacto social, ético y medioambiental, se ha convertido en una prioridad para los directivos de todo el mundo. Actualmente, es esencial que las empresas establezcan este propósito como el cimiento sobre el que construir sus comportamientos para cumplir sus objetivos a largo plazo.

Hoy, los inversores no sólo se preguntan por los estados financieros y las estrategias comerciales, sino que otros aspectos de mercado han cobrado mucha más relevancia. Medio ambiente, diversidad, riesgos sociales, gobierno corporativo, o digitalización, se han convertido en aspectos que afectan directamente a la inversión y a la estrategia de la gran mayoría de empresas.

Aitor Jauregui, responsable de BlackRock para España, Portugal y Andorra lo ha explicado en un nuevo encuentro presencial de la Asociación en Madrid, moderado por Fernando Sobrini, miembro del Consejo de AED Madrid. Durante la jornada se ha dado una gran importancia a la labor de Larry Fink, CEO de BlackRock, quien escribió sobre la importancia de principios y valores como la sostenibilidad y los criterios ESG, factores decisivos para la proyección a largo plazo de las compañías y, por lo tanto, claves para definir propósitos corporativos.

 

  • Las cartas de Larry Fink: Las cartas que desde 2012 envía a CEOs el responsable de BlackRock pretenden ser algo que dé lugar a la reflexión, por eso, todas ellas tienen el foco puesto en la generación de valor a largo plazo. Tal como explica Jauregui, en 2014 se puso el foco en la gestión del capital y en la importancia del largo plazo. En 2017 en la globalización y la importancia del gobierno corporativo. En 2018 se habló de la importancia del propósito como algo relevante para atender a los intereses de todas las partes implicadas. En 2019 destacó el vínculo indisoluble entre propósito y beneficio. En 2020 se puso el foco en una crisis estructural, el cambio climático. Finalmente, el último año se explicó la importancia del capitalismo de stakeholders.

 

  • Riesgo climático, un riesgo de inversión: La sostenibilidad en las empresas se ha convertido en una fuente de rentabilidad real. Según el experto, “la sostenibilidad no está reñida con los rendimientos”, de hecho, los inversores y los directivos «nos centramos en sostenibilidad no porque seamos ecologistas, sino que somos inversores y sobre todo capitalistas». Además, hace hincapié en el papel de la pandemia, que ha acelerado la tendencia hacia la sostenibilidad, marcando unas líneas de innovación y progreso “no solo por parte de las empresas, sino por parte de los gobiernos y por parte de los reguladores”.

 

  • Capitalismo de stakeholders: “Entendemos el capitalismo de stakeholders como una forma de impulsar el beneficio de las empresas y de la sociedad, no solo de preservar el interés del accionista, sino de la comunidad en general en la que una compañía opera”, explica el directivo. Añade que poner el foco en los stakeholders, “es lo que va a hacer realmente sostenible a una compañía. Y por sostenibilidad no nos referimos únicamente a aspectos medioambientales, sino a factores sociales y de gobierno corporativo”.

 

  • La importancia de un buen consejo asesor: Para Jauregui, “es terminalmente importante tener un consejo diverso, en el que se tomen decisiones estratégicas de manera independiente”. En este sentido, explica que “la composición del consejo y la diversidad de ese consejo, la definición de un propósito, que permee en la organización y que los empleados sean capaces de abanderar en su día a día, es lo que va a marcar realmente la sostenibilidad de las compañías”.
Impacto medioambiental, social y posicionamiento político, un paso más allá en la responsabilidad social de las empresas

Impacto medioambiental, social y posicionamiento político, un paso más allá en la responsabilidad social de las empresas

El avance de las empresas europeas y españolas en materia de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa ha sido más que notable durante la última década. Ahora, en el marco de la Agenda 2030, el Acuerdo de París y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible integrados en el Pacto Verde Europeo, los retos a los que se enfrentan las compañías y los directivos deben ir más allá, impulsando políticas y acciones verdaderamente transformadoras.

En un contexto en el que el principal objetivo es descarbonizar la economía antes del año 2050, ¿en qué punto se encuentran las empresas de nuestro país?, ¿cómo se demuestra el impacto medioambiental?, ¿cuál es la hoja de ruta que deben seguir los directivos en este ámbito?

Cecilia Dall’Acqua, Senior Manager de Sostenibilidad en Deloitte, ha compartido su visión al respecto de estas y otras cuestiones en el espacio de AED Foro Directivos, de Radio Intereconomía. 

 

  • La hoja de ruta de las empresas: “El principal reto es ser constante”, asegura Dall’Acqua, ya que “muchas empresas se marcan propósitos u objetivos corporativos que después no consiguen llevar a cabo y que derivan en un impacto reputacional negativo y en greenwashing”. Como experta, aconseja a las empresas y sus directivos “ser conscientes de dónde quieren generar impacto y mantenerse constante y coherente con los objetivos marcados”. Esto es, “identificar de entre los 17 retos de sostenibilidad, en cuál pueden tener un verdadero impacto, con cuál se pueden vincular, e incorporarlo dentro de la propia estrategia”.

 

  • Activismo capitalista: la sociedad está demandando a las empresas no solo que actúen de forma sostenible, sino que demuestren un impacto medioambiental, social e incluso político. De hecho, acontecimientos como el actual conflicto entre Rusia y Ucrania aumentan la conciencia social en cuanto a la obligación de las empresas de tener un rol más proactivo en la sociedad. Según la experta, “con la guerra estamos viendo la importancia de un posicionamiento político por parte de las empresas, que no solo deben reducir riesgos de impacto y sostenibilidad, sino que deben convertirse en un vehículo y una voz social para generar un impacto global positivo”.

 

  • Partnership de impacto: En un breve periodo de tiempo, todas las empresas de más de 250 trabajadores van a estar obligadas a reportar sobre cuestiones extra financieras y, por lo tanto, deberán buscar soluciones que les permitan cumplir con los indicadores establecidos. En este sentido, Dall’Acqua hace referencia al papel fundamental de los directores y los consejos de administración, que deben ser “los encargados de tomar las decisiones y cumplir con los retos”. Para ello, “deben saber con quién colaboran, buscar soluciones en empresas de menor tamaño, coaliciones con pymes y start-ups innovadoras que les permitan los retos”, opina.

 

 

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 

 

 

Refuerzo de la gobernanza y digitalización de los procesos, claves para un modelo de agua sostenible

Refuerzo de la gobernanza y digitalización de los procesos, claves para un modelo de agua sostenible

Cuando años atrás se mencionaba a la Agenda 2030, parecía que aún podíamos llevar a cabo un sinfín de acciones que nos permitieran cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible. Sin embargo, ese lejano futuro cada vez está más cerca, y el compromiso de todos los actores de la sociedad es más crucial que nunca en estos decisivos años.

La protección del medio ambiente y la apuesta por la sostenibilidad ha pasado de ser obligación a necesidad. Y en este sentido, el agua, ese bien escaso que cubre el 75% de nuestro planeta, juega un papel protagonista. De la mano del presidente de Agbar, Ángel Simón, los socios de la AED en Sevilla han podido conocer las claves para que la gestión del agua sea lo más sostenible posible:

  • Reforzar la gobernanza: Las épocas de sequía han dejado de ser una anécdota para convertirse en una tendencia en auge. El refuerzo en la gestión del agua, a partir de planes hidrológicos consensuados y una planificación a largo plazo, nos permitirá prever y afrontar con tiempo suficiente los periodos de sequía.
  • Digitalización de los procesos: La tecnología también debe estar plenamente integrada en el sector del agua. La mejora en los procesos de digitalización del ciclo integral del agua (entendida como recogida y análisis de datos) impacta positivamente en la monitorización del consumo y, por ende, en la reducción de la huella de carbono.

Además, el presidente de Agbar también ha puesto de relieve uno de los principales retos del sector:

  • Atender a la diversidad del territorio: Nuestro país cuenta con unas características dispares en función del territorio, con climatologías y orografías diversas. “No es comparable la realidad de la cuenca del Guadalquivir con la de la cuenca mediterránea”, ha destacado Simón. Por ello, urge una mirada crítica sobre la gestión de infraestructuras y conexiones en la política agrícola española para asegurar un caudal estable a todo el territorio: “En la gestión política del agua es importante aplicar un punto de vista práctico, razonable y de consenso“, ha afirmado.
Los criterios ESG, claves en la gestión empresarial de los directivos

Los criterios ESG, claves en la gestión empresarial de los directivos

La creciente importancia de aplicar e integrar los criterios de Environmental, Social and Corporate Governance (ESG) en la estrategia empresarial de los directivos es una de las principales conclusiones del evento organizado ayer por AED. La actividad, que tuvo lugar en Tarragona, llevó por título «Los nuevos retos de las empresas: ¿qué implicaciones estratégicas abordan las ESG en las organizaciones?».

En el encuentro participaron Eduardo Sañudo, director general de Vopak Terquimsa; Maties Gomà-Camps, director general del Grupo Gomà-Camps, y Josep Amigó Grau, gerente de ASERSA y director económico de Grup Pere Mata. El acto fue presentado por Idoia de Paz Gómez, partner & academic director en ESADE.

«El mercado desplaza a las empresas no sostenibles»

A modo de introducción, Idoia de Paz Gómez puso en valor la relevancia que ha adquirido la sostenibilidad en el día a día de la sociedad, influyendo directamente en las decisiones de directivos y empresas. En concreto, se refirió a la sostenibilidad aplicada a la economía de mercado, escenario donde el consumidor y la sociedad premian y tienen en cuenta el impacto social y medioambiental de la actividad empresarial. “El mercado desplaza a las empresas no sostenibles evitando financiar y entrar en el capital de las compañías que no incorporan los principios ESG en el centro de su actividad”, aseguró.

En este contexto, reconoció la pandemia como factor que ha acelerado la implicación de las empresas en cuestiones relacionadas con la sostenibilidad. “La Covid-19 ha reforzado la idea de que el papel activo de las empresas mejora el entorno y el ecosistema en el que participan”, comentó refiriéndose al impacto que genera la aplicación de los ESG en los distintos públicos con los que interactúa una organización. Además, hizo especial hincapié en que estos criterios deben estar presentes en todas las áreas de la organización y estar plenamente integrados en la operativa de la compañía.

 

¿Cómo incorporan las empresas los criterios ESG en sus estrategias?

A continuación tuvo lugar una mesa redonda formada por Eduardo Sañudo, Maties Gomà-Camps y Josep Amigó Grau. Todos ellos expusieron cómo sus organizaciones están integrando los ESG en su operativa. Los ejecutivos coincidieron en la idea de que llevar a cabo cualquier tipo de actividad empresarial aplicando los criterios ESG puede ser un factor diferencial respecto a la competencia.

En este sentido, también estuvieron de acuerdo en que la aplicación de esta ética empresarial protege la reputación de la empresa, impulsa la innovación y el compromiso de los empleados, satisface a los consumidores y atrae y retiene a los mejores talentos. Además, los ponentes quisieron destacar la idea de que, aunque apostar por la sostenibilidad supone una fuerte inversión económica y humana, a medio y largo plazo, es más rentable llevarla a cabo.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Corporate Member

Contacta con nosotros:

 

900 67 00 97

aed@asociaciondedirectivos.org

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias