5 principios de actuación para directivos

Como consecuencia de la expansión del coronavirus, AED lanza una guía rápida de actuación para ayudar a los directivos a afrontar la gran responsabilidad que tienen para conseguir que el impacto del Covid-19 afecte lo menos posible a la salud de sus trabajadores y colaboradores y garantizar la seguridad de las compañías.

El documento contempla recomendaciones relacionadas con la garantía de la salud y la seguridad de los colaboradores, la evaluación de los riesgos, la continuidad del negocio, el liderazgo, y la adaptabilidad y generación de confianza.

1. La salud y la seguridad, lo primero

Ahora la prioridad es la salud de todos tus colaboradores. Siempre que sea posible, impulsa el teletrabajo y la conciliación. Cuando no se pueda trabajar en remoto, las condiciones de higiene, salud y salubridad deben ser óptimas, tanto para el personal interno como para cualquier otra persona con acceso a tus instalaciones. Asegúrate de que las medidas son conocidas, aplicadas y respetadas por todos.

Evita los desplazamientos y viajes de trabajo y limita las reuniones presenciales al máximo. Cuando no puedas evitar reuniones, aplica los protocolos de seguridad más estrictos. Respecto a tu equipo directo, blinda la cadena de mando de la compañía, garantiza una comunicación permanente y eficaz, pero con máxima seguridad. Utiliza videoconferencias y teleconferencias como herramientas habituales, con tu equipo y en la compañía en general.

Establece protocolos de seguridad entre áreas y departamentos, identificando personas y áreas clave, entre las que destaca IT. Elabora planes de contingencia que te permitan sustituirles en caso de que sea necesario, creando equipos paralelos -si es preciso- para garantizar la continuidad de su función.

 

2. Evalúa el impacto del Coronavirus y entiende los riesgos

Constituye y lidera un gabinete de crisis con tu equipo más próximo, para seguir la evolución de la pandemia y sus posibles efectos. Elabora un mapa de riesgos que contemple los diferentes escenarios, teniendo en cuenta la situación actual de la compañía, con especial atención a la tesorería. Analiza también tu cadena de valor, desde los proveedores hasta la entrega de tus productos a clientes.

La situación puede cambiar diariamente, por lo que debes realizar un seguimiento constante de los organismos oficiales tanto en materia de salud y seguridad como de modificaciones del marco normativo.

 

3. Toma decisiones que aseguren la continuidad del negocio

Anticípate, toma decisiones y actúa con rapidez, sin perder la serenidad. Procura aislarte del “ruido” que se genera en este tipo de entornos inestables y centrarte en los acontecimientos que realmente afectan a tu empresa. Asegúrate de que las decisiones se implementan de manera efectiva y mide periódicamente su impacto a corto y medio plazo. No temas rectificar cuando sea necesario y comparte las informaciones relevantes de la evolución del negocio.

Máxima comunicación y transparencia con el Comité de Empresa y los representantes de los trabajadores. Mantén contactos frecuentes con el personal clave de la empresa para intercambiar mensajes y generar alianzas y complicidades, siguiendo siempre estrictos protocolos de seguridad. Y no olvides que también es un momento apropiado para detectar talento y aprovechar oportunidades de negocio. De forma calculada, puede permitirte diferenciar a tu compañía del resto.

 

4. Lidera desde el ejemplo, con ética y valores

Conecta con la gente desde la autenticidad, actúa de forma ética y respeta los valores. Eres un referente para los profesionales que tienes a tu lado y, más que nunca, debes actuar como el ejemplo a seguir. Si tus colaboradores se sienten arropados y motivados serán la pieza fundamental que tu empresa necesita para darle continuidad al negocio. En estos momentos de angustia personal y colectiva, muéstrate cercano con todos: empleados, clientes, proveedores, accionistas, etc.

Hay que estar presentes, especialmente en compañías donde una parte del equipo trabaja de forma presencial. Empatiza con ellos. No escatimes en la transmisión de ánimo, seguridad y comprensión. La inteligencia emocional es ahora más importante que nunca, de modo que la gestión de uno mismo y el autocontrol son también esenciales.

 

5. Adaptabilidad y confianza

No te dejes llevar por el miedo o corres el riesgo de quedar paralizado o de actuar por impulsos y sin sentido. Tu empresa necesita acción y para ello es imprescindible que tú y todo tu equipo de colaboradores tengáis una actitud positiva y abierta al cambio.

Adaptabilidad… y confianza: impulsa y contribuye a crear un clima de trabajo positivo. Lanza mensajes que eliminen la inquietud que provoca la incertidumbre, tanto hacia dentro de la organización como hacia fuera. Comunica de manera constante, efectiva y transparente.

ASÓCIATE

Encuentra el entorno, los profesionales, los conocimientos, las experiencias, servicios, proyectos e iniciativas más apropiados para afrontar con éxito tu carrera y favorecer el desarrollo y el crecimiento de tu negocio.

Socios corporativos

Contacta con nosotros: 902 53 71 53

Cataluña  |  Madrid  |  Comunidad Valenciana

Andalucía  |  Galicia  |  Canarias

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This